Así es sala de brujería de Miraflores

9 junio, 2019

nicolas maduro

Foto: Cortesía

Hugo Carvajal señalaba recientemente desde Madrid en una carta dirigida aNicolás Maduro que el ocupante de Miraflores le había mentido al periodista mexicano-estadounidense de UnivisiónJorge Ramos cuando le había dicho en su polémica y “reaparecida” entrevista que “era un hombre sencillo y profundamente cristiano y practicante de una religiosidad profunda”.

En su misiva pública que circula en las redes sociales el G/D Hugo Carvajaldesmiente a Nicolás y le espeta una afirmación que ya era harto conocida en la oficialidad castrense, y sobre todo en la cúpula del poder madurista, sobre su colega militar el G/D Carlos Osorio. Allí lo señala como “ tu padrino de santería”.

Allí e se hizo construir dos salones en uno de los sótanos para celebrar allí todos los ritos de brujería, santería y otras creencias compartidas con Maduro.

Foto: Cortesía

Uno de los recintos permite los baños rituales con sacrificio de animales y es en él donde los babalaos africanos (desde el Congo hasta Nigeria) y los cubanos, pagados por el cofre presidencial e invitados a honrar a Maduro y brindarle sus protecciones para quedarse en el poder, se han celebrado. Destaca que en las peticiones del presidente siempre han estado por encima de cualquieras otras la de “protegerlo de los militares que no lo quieren”.

No de ahora, sino desde que asumió la presidencia tras el fraude electoral de 2013, como también lo manifestóCarvajal en su documento público.

El escrito del que hablamos publicado en el diario de Miami decía así: “Descubrimos que la cercanía y conchupancia de Maduro con Osorio, a quien tiene instalado en el propio palacio de gobierno de Caracas, se debe a que ambos son practicantes de la brujería mas negra. Tienen como asesor a un brujo venezolano que vive en Miami pero ahora se la pasa en Venezuela quien ha propiciado viajes a Caracas de muchos brujos y babalaos africanos, mas precisamente de Nigeria, a quien un “hermano cubano” reúne cada tres o cuatro meses para “proteger a Nicolás de los militares que lo acechan las 24 horas“.

Foto: Cortesía

Commentarios

No comments yet.

Leave a Reply